Nota: Rol clave de las pymes en RSC

Las pequeñas y medianas empresas (pymes) son una de las principales fuentes de empleo posibles. Cuando se trata de ver cómo crear trabajo, se tendría que dar especial atención a su rol estratégico.

Generan empleo directo, pero además son multiplicadores natos; reinvierten totalmente sus ahorros en el mismo país y en expandirse; están siempre atentas a cualquier innovación tecnológica en su área y se muestran sedientas de crédito.

Por una parte, las pymes practican naturalmente dimensiones básicas de la responsabilidad social corporativa (RSC).

Así, por ejemplo, cuidan especialmente a su personal. Y en muchos casos una parte del mismo son miembros de su propia familia.

Saben, además, que tienen que asegurarle una vida digna y respetan los equilibrios familia-empresa, porque están muy vinculadas a los acontecimientos familiares de su personal.

Asimismo, desarrollan lazos personales con sus clientes. De tal manera que construyen con ellos confianza, intimidad, y disfrutan de esos vínculos personales. Son su mercado, pero también su red social.

Igualmente, no dejan mayores huellas ecológicas en el medio ambiente. Por otra parte, cuentan con una conducta activa de integración en los problemas de la comunidad. Para ellos, este no es un tema abstracto. Son miembros destacados de la comunidad, es su comunidad, y se sienten motivados y obligados a participar, aportar, dar ideas y contribuciones. Asumen con frecuencia liderazgos vistos como altamente legítimos por los integrantes de las comunidades.

Pero el enorme potencial de RSC que hay en las pymes puede desarrollarse mucho más todavía cuando se canaliza a través de las cámaras u organizaciones de primer, segundo y tercer grado de pymes.

Hace pocos días se dictó la conferencia inaugural del gran congreso anual de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME). Los 400 presidentes y líderes de las cámaras presentes representaban a 500.000 empresarios.

La CAME crece aceleradamente, es respetada en Argentina y es un actor político y económico de primera línea. Es muy escuchada. Son fuerzas productivas en acción que la sociedad valora mucho.

Las políticas públicas en tiempos de crisis deberían, más que nunca, priorizar y dar apoyo crediticio e integral al formidable motor de producción, empleo y RSC latente en las pymes.

Fuente: http://www.cincodias.com