Patrocinadores: poder y respeto.

El patrocinio es, cita textual de wikipedia, el convenio entre una empresa u organización, denominada patrocinador y otra organización, denominada patrocinado, a fin de que éste presente la marca o el producto que desea promover la empresa patrocinadora. El patrocinador suele buscar un mayor conocimiento de su marca o producto o bien un posicionamiento concreto de los mismo. Por su parte, el patrocinado recibe de la firma patrocinadora una contraprestación, normalmente monetaria o económica, si bien también puede ser una contraprestación en especie. Este tipo de patrocinio es notorio en deportes y televisión. Muchas compañías quieren a cambio que su logotipo aparezca en el uniforme del equipo.

También, sucede que grandes organizaciones como por ejemplo Unicef patrocina Nike a fin de dar garantía sobre la actividad que la empresa realiza. En este caso concreto, se trata de una alianza que comenzó después de que Nike fuera denunciada por explotación infantil, a partir de entonces una camiseta con la pipa y el logo de unicef proporciona, por parte de unicef valor ético a una mega marca mientras que la mega marca permite a unicef recaudar dinero que irá destinado en vacunas, alimentos, etc. Eso, en la balanza, es como tomarse seis litros de veneno y solo dos de antídoto, pero esto ya es mi opinión personal.

Volviendo al tema de los patrocinios, actualmente son una gran, por no decir única, fuente de ingresos para la compañía patrocinada, por lo tanto, estás deben cuidar muy bien a aquellos que, en definitiva, ponen dinero, algo muy valioso por los tiempos que corren. Mientras que los patrocinadores, por su parte, deben cuidar dónde ponen su dinero, es decir, en qué y en quiénes invierten.

Quiero, entonces, quiero resaltar dos casos que a mí criterio corresponden a buenas prácticas o lo que es lo mismo prácticas responsables por parte del patrocinador.

La primera corresponde a un programa español La Noria de canal 5, que entrevistó a la madre del presunto asesino de una joven sevillana de 17 años tras el pago de 9.000€. Esto indignó a la sociedad en general y por supuesto, a los anunciantes del programa por considerarlo una falta de respeto hacia la familia y hacia la víctima, por lo que, la gran mayoría de los anunciantes retiraron sus anuncios del programa manifestando el desacuerdo y la falta de ética por parte de la producción, quedándose el canal con 5 de los más de 20 anunciantes que tenía.

El segundo ejemplo es sobre algo que se ha vivido en estas últimas semanas entre Francia y España. A raíz de una sentencia por dopaje al ciclista español, Contador, un programa de Francia  se mofa de que los campeones españoles no ganan por casualidad”. Concretamente, se trata de unos guiñoles humoristas que tienen un programa en Canal +. A raíz de esta broma, el óptico Alain Afflelou retira la publicidad del canal por considerar una falta de respeto hacia los deportistas españoles.

La idea fundamental detrás de estas líneas, es resaltar la cuota de poder que tiene un patrocinador y por lo tanto la responsabilidad que recae sobre él a la hora de buscar qué evento o qué organización será relacionada con su logotipo. Los valores ¿se corresponden o no?

Anuncios

Navidad con responsabilidad social propia

Llega la Navidad, sinónimo de mini vacaciones, reuniones familiares, encuentro con los nuestros y comprar, comprar, comprar.

Según un estudio realizado por DELOITTE, “Estudio de Consumo Navideño 2011”, este año cada hogar español va a gastarse de media unos 668€. Ello significa que, además de sufrir un leve incremento respecto al año anterior (655€), en España el presupuesto destinado a las fiestas es un poco mayor que la media Europea (555€) y  posiciona al país dentro de los 4 países más consumidores, por detrás de Irlanda, Luxemburgo y Suiza. Datos que me llaman la atención por este, aparente y seguramente real, malestar por la crisis económica actual.

Según el mismo estudio, de esos 668€,  96€ serán destinados a salidas, 179€ a comida y 393€ en regalos.  Y es en este último punto donde quiero concentrarme: regalos significa necesidad de comprar, aunque, por supuesto, no son sinónimos, hay muchas formas y muy sanas de hacer regalos pero nadie va a discutir que la mayoría de los regalos  son comprados, al igual que nadie va a discutir que con la navidad se produce el extraño efecto de que todo el mundo –o  casi todo el mundo-  tiene asumido que celebrar la navidad significa comprar, así que  decide salir sin pararse a reflexionar sobre el por qué hacerlo y sobre todo, el qué compramos.

Sin duda hay algo detrás que nos impulsa a comprar a pesar de que las economías familiares se resientan. La publicidad aprovecha estos momentos en los que afloran nuestros mejores deseos y sentimientos para reconducirlos hacia el consumo, y ese continuo mensaje cala en nuestra sociedad. Sin embargo, no sólo consumimos por culpa de la publicidad o por un imperativo social de que hay que comprar, sino también lo hacemos por el deseo de olvidar la crisis o mal año que tuvimos y que, seguramente, seguiremos teniendo.

Según Deloitte, un factor principal que mueve a los consumidores – españoles, en este caso – a gastar más en estas Navidades, es la intención de olvidar un año marcado por la crisis. Y me pregunto ¿un regalo, una compra, un gasto, hace que la crisis desaparezca, aunque sea un minuto? Yo creo que no y me disculparán aquellos que sí lo crean. Lo único que puede hacer olvidarnos de la crisis aunque sea un momento, es el estar con nuestra familia, con nuestros seres queridos, es poder compartir una agradable cena entre los nuestros, aunque suene prosaico.

Aun así y para todos aquellos a quienes les guste hacer regalos en Navidad, existen opciones más responsables y originales que una prenda fabricada en India, un teléfono nuevo a pesar de los 5 que ya tenemos (que por cierto, varios de ellos acumulan polvo en el cajón),  una Nintendo,…  Se puede, por ejemplo, colaborar con regalos que brindan las ONGs o asociaciones humanitarias, recurrir a mercadillos solidarios, comprar productos de comercio justo y un largo etc.

Como consumidores, tenemos nuestra propia responsabilidad social de saber qué compramos, a quién, para qué, quién fabrica, … No nos dejemos tentar por las luces de colores, la música, los medios de comunicación, la publicidad y demás factores que estimulan la sensación de necesidad y parece que nos obligan a un consumo desproporcionado.

Seamos, en esta fiesta, consumidores socialmente  responsables.

Interesante iniciativa sobre la responsabilidad entre las góndolas Carrefur.

Minientrada

La Responsabilidad Social entre las góndolas

Se decidió fortalecer el trabajo en tres ejes: inclusión social, nutrición y medio ambiente.

Todo se puede cuando uno se lo propone”, parece una frase hecha, pero son palabras expresadas por Maximiliano Olivari, uno de los participantes del programa “Sumando Voluntades por los Jóvenes con futuro”, que en Carrefour llevamos adelante junto al Ministerio de Trabajo de la Nación. Maximiliano tiene 24 años, proviene de un hogar humilde y no culminó sus estudios. Durante 2010, realizó prácticas calificantes en una de nuestras sucursales de Pilar, experiencia que hoy le sirve para formar parte de nuestro equipo. Fue esta frase la que me motivó a pensar que si logramos establecer este concepto, aunque sea en uno de los jóvenes del programa, los esfuerzos realizados valieron la pena.

¿Cuánta energía invertimos para cuestionar lo que hacen o dejan de hacer ciertos actores de la sociedad? O por el contrario ¿cuántas veces nos preguntamos qué es lo que podemos hacer, además de exigir a otros? Desde nuestro rol de compañía, nos hicimos muchas veces esos cuestionamientos y descubrimos que es posible hacer algo al respecto.

Durante mucho tiempo trabajamos muy fuerte en aportes puntuales, donaciones y filantropía. Hace pocos años, hemos decidido reflexionar seriamente sobre nuestro aporte a la sustentabilidad y la premisa “enseñar a pescar en lugar de regalar el pescado” (una manera muy sencilla de describir sustentabilidad) surgió en nuestra estrategia y hemos decidido crecer sobre ese concepto.

Fuimos descubriendo que, antes que nada, debíamos establecer y transparentar nuestros compromisos sobre la sustentabilidad con la sociedad en general. Es por eso que firmamos el Pacto Global de las Naciones Unidas, comprometiéndonos a evolucionar y a ser evaluados por los distintos indicadores de sustentabilidad. Además, comenzamos a publicar de manera anual nuestro reporte de sustentabilidad, en donde comunicamos de forma clara y transparente el accionar y las responsabilidades de Carrefour a todos nuestros grupos de interés.

A partir de allí, establecimos nuestro desafío: que toda la compañía concentre sus esfuerzos para conseguir impactos reales y sustentables en el tiempo. Decidimos focalizar nuestro trabajo en los tres ejes que mas cerca están de la naturaleza de nuestro negocio: promover la inclusión social a través de la generación de oficios, colaborar con la nutrición de quienes más lo necesitan y concientizar sobre la importancia del cuidado del ambiente.

Finalmente, teníamos que ponerle un nombre para identificarnos y para que nos sirva de guía inspiradora. Así nació “Sumando Voluntades”, el programa que abarca a todos los programas de RSE de Carrefour. Proveedores, empresas, gobierno, ONGs, emprendedores, jóvenes e instituciones educativas. Esta es nuestra experiencia y queremos seguir encaminados hacia ese rumbo porque hemos logrado resultados inesperados.

Un ejemplo es nuestro trabajo junto al Ministerio de Trabajo, con el que encaramos el programa que brindó a más de 150 jóvenes de bajos recursos su primer experiencia laboral. A esto se suman las acciones a favor del cuidado del medio ambiente, junto a Tetra Pak y P&G y la articulación con Fundación Conin para educar sobre hábitos de alimentación responsable, entre muchos más.

En conclusión, la asociatividad es un factor que genera un fuerte valor agregado, a la hora de elaborar programas de RSE. Una vez planteada la estrategia, los objetivos, las responsabilidades y los desafíos de la compañía, tener en cuenta la alianza con los diferentes sectores puede ser muy beneficioso para las partes involucradas.

Fuente: http://www.cronista.com